Blogia
aviones plateados

aquí

the old fake things

me he tomado tiempo, y silencio, para pensar, y decidir adónde puedo llegar yo solo. y, al final, me he rendido ante todas las evidencias, de que solo no voy a ningún sitio. de que estos aviones ya hace tiempo que se estrellaron, de que este barco siempre estuvo a la deriva. de que no tengo fuerzas ni intenciones, de que siempre he sido un dejarse ir, un dejarse ir y nada más.

todo esto no tiene, pues, sentido, no es más que una farsa que yo mismo he tratado de creerme. y soy capaz de decir y aconsejar todo aquello que soy incapaz de hacer. no sé si eso recibe otro nombre que mentir. the great pretender. el último de mis disfraces. el autoengaño lleva a crear estos mundos de cartón que al final resultan no ser nada en cuanto dos gotas de agua los mojan.

he hablado de proyectos, como si creyera en ellos, de decisiones, como si las fuera a tomar, de sentimientos, como si los tuviera. realmente me creí todo esto y esperaba que me llevase a algún lugar. pero todo era frágil y quebradizo, y bastó un soplo de realidad para derrumbarse con un estrépito que me ha dejado sordo.

no sé, quizás vuelva a empezar, algo distinto, en otro lugar... es mi estilo, dejar todo a medias, un impulso y luego sólo humo que queda en el aire... no puedo recordar absolutamente nada que haya finalizado en mi vida, algo que haya llegado a término. si eso es ser incapaz, entonces soy lo más incapaz que conozco.

mi camino no termina aquí, porque nunca hubo camino. sólo yo lo creí. no sé qué será de mí, creo que me pudriré, o no, no lo sé. mi viaje en avión ha terminado. ahora toco tierra, y sé que ni siquiera me he movido del sitio. uno de los primeros conceptos del desplazamiento es dirigirse a algún lugar. eso no va conmigo, parece.

sigo en mi correo, os visitaré de vez en cuando. siempre he dicho que lo mejor de mi blog eran los comentaristas. intentaré ser yo lo mejor de los vuestros.

[...]

i will not travel to the states,
not even to the city of hell.
i know i will lay down
like a lady fainting away.
i will sink in the oldest dreams.
don't touch me if you see me like that.
there's nothing you can do for me.
it's nothing special,
it's just my way
of fading away forever...

and when i don't hear a voice from outside,
neither wait for a hollow smile,
there's nothing i can do with myself
but slowly say goodbye
because then i will seem so lost.

[...]

don't touch me,
don't even touch me.

it's nothing special,
it's just my way,
it's just my way.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

solsticio de invierno

ignoro si éste será mi último artículo del año, ni siquiera sé dónde termina realmente un año y dónde comienza otro... en el 2003, por ejemplo, mi año duró tres meses, y luego cambié, envejecí uno más y las cosas fueron distintas...

sin embargo, esta vez coincide el fin del año propiamente dicho casi con un fin de un ciclo; en realidad nada ha cambiado, y quizás nada cambiará a muy corto plazo, pero algo ha sucedido; podría decir que desde hace algo más de tiempo. mi año pasado empezó aproximadamente a finales de verano, y llevó un cambio, una búsqueda, en la que se incluyó mi irrupción en la blogosfera y mi posterior y breve desaparición, en la primavera de este año, cuando finalizó mi año anterior. así que este año es breve, viene desde esta primavera hasta ahora, e implica un cambio profundo, igual que el anterior, pero éste con decisiones que en unos meses repercutirán en todos los ámbitos de mi vida. estoy ante el fin de un año, pero para mí es el fin de un lustro, de una década, casi hasta de mi vida anterior.

no tengo propósitos para este año, al menos no diferentes de los que tengo para hoy, tuve para ayer, y tendré para mañana. los mismos que he tenido siempre, los mismos que tenemos todos, los mismos a los que aspiramos, que se resumen en uno: ser feliz, en la medida de lo posible. nunca nos ha separado el objetivo, sino el método o los medios utilizados.

llego a este solsticio de invierno, paradójicamente, en uno de mis mejores momentos y a la vez el más incierto. no sé si el camino que tomo me llevará hacia arriba o hacia abajo, si me traerá éxito o fracaso total, pero eso tampoco es lo que importa. porque, en realidad, hay pocas cosas que importen en esta vida salvo la vida misma; eso es lo que he aprendido este año, y por lo que voy a luchar. el año anterior luché contra el miedo, ahora mismo me siento más ligero.

los que me conocieron hace uno o dos años saben de qué hablo. me alegro de vivir en continua evolución y cambio. ahora veo cosas que antes estaban cubiertas por miedos. resulta que nada es tan grave, nadie es tan importante (ni siquiera uno mismo) y nada es tan complicado. pero sí que hay algo realmente malo: quedarse parado viendo cómo pasan los años.

por eso mis años pasan cuando yo quiero que pasen, y pueden durar tres o veinte meses, porque lo importante no es el tiempo, sino lo que hacemos con él. yo ya no tengo más tiempo para esperar a que las cosas cambien, a que suceda lo que deseo. o lo busco, o no llegará. es como tomar un taxi. y puede ser el único que quede libre.

así que mi año, mi ciclo, mi vida anterior terminan en este solsticio de invierno. dentro de tres días miraré la luna, veré su redonda y blanca faz y, durante unos segundos, me daré cuenta de lo infinito del universo, y la pequeñez de todo lo conocido. a veces sentirse bien es cuestión de renunciar a cosas fundamentales, como las ideas, los prejuicios o las creencias. a veces sentirse bien es simplemente cerrar los ojos y decirse a uno mismo que este minuto, este segundo, este inapreciable instante es vida.

lo anterior, lo posterior, no existen más que en nuestra cabeza, lo aprendido y lo por llegar sólo forman parte de algo que o ya no existe o nunca va a existir. cuando uno siente la piel, todo lo que piensa no sirve absolutamente para nada.

eso aprendí este año. a sentir la piel. y, qué coños, ahora tengo vicio. bendita, bendita clase de locura. cuanto más real es todo, más lejos estoy de la realidad aprendida. paradójico, simplemente paradójico.

feliz año nuevo, cuando quiera que empiece vuestro año, cuanto quiera que esperéis de él, con quien quiera que lo compartáis... mi deseo es que cualquiera de vuestros días pueda ser el mejor de los vividos, pero no de los que quedan por vivir... en estos tiempos de panderetas y zambombas, de campanas y tambores, yo os deseo que vibréis, pero como una cuerda de arpa, acariciada...

b & b

parece ser que para el próximo 11 de diciembre unos desalmados han querido organizar un evento de encuentro de blogueros en madrid, llámese beers & blogs, birras & bitacs o tapas y bitácoras. el caso es que a estos desalmados (juan, milio y alex) se les han unido otras no menos desalmadas (teki y carmen) con la sana intención de aunar esfuerzos ya que tenían otra convocatoria pendiente. digo yo que si alguien tiene los pocos escrúpulos de apuntarse a tan tamaño despropósito, aquí tiene un modo de hacerlo, en el blog de milio:



los que no somos de la gran ciudad tenemos mayores dificultades para acceder a este tipo de eventos, pero uno hará lo posible por participar, aunque nunca sabrá seguro si podrá asistir, ni siquiera el día antes. claro que los organizadores ya están al tanto y no les extraña en absoluto. pero sé que hay mucho bloguero en la capital que necesita un empujoncito, bien, aquí lo tienen.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

crónica del concierto de salamanca

por fin volvimos a tocar en salamanca con demo- debo admitir que es una ciudad por la que tengo cierta predilección -, y el resultado que conseguimos un sonido aceptable pese a un par de problemillas técnicos debidos a la falta de espacio. estuvo bastante bien de gente y, lo que es más importante, vinieron algunos amigos a los que nos hizo una gran ilusión ver por allí (entre ellos manuel h).

no obstante, a mí me gustaría tener un poco más de rodaje. el próximo fin de semana es el concierto de ávila. me parece interesante tocar en madrid, pero preferiría ir un poco más desahogado, con mayor soltura y preparación, aunque no sé si va a poder ser. tenemos poco tiempo para ensayar, y eso redunda en nuestro perjuicio.

en fin. ahora vamos a ávila. espero que las cosas salgan, como mínimo, como este fin de semana.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres