Blogia
aviones plateados

ausente

ella siempre parecía ausente. mientras sus manos hacían algo, su cabeza pensaba en otras cosas: en si le llegaría para el alquiler, en su madre tan enferma y tan poco orgullosa de ella, en aquél chico que tanto le gusta pero que parece no hacerle caso... ella siempre parecía ausente, en realidad lo estaba, en realidad no estaba físicamente allí.

- señorita, no es por molestar, pero se le ha puesto tres veces verde el semáforo y no ha cruzado. además, se ha dejado el cambio.

dio las gracias a aquel hombre y continuó su camino, ausente, pensando en sus cosas... mientras, dentro, en un bar ya en la avenida, como todas las mañanas, aquel chico la vio pasar, despistada y él sin esperanza.

- nunca se fijará en mí - dijo al camarero -. nunca mira.

- bueno - respondió el camarero -. tú tampoco sales nunca.

y siguió mirando la calle, ahora vacía a pesar de no estarlo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

22 comentarios

crono -

Hans...esta vez te has pasado. Genial, genial, genial. :)

siloam -

me ha gustado mucho,me recoznoco

manuel h -

y suena tan cotidiano!

lulamy -

Claro. Obviamante pasar a la acción aterra. Vamos a ver; tú vives genial en tu mundo piruleta en modo amor platónico y "no quiero que se entere". Siempre va a doler menos (y duele) que si alguien a quien has puesto en un pedestal y has ido alimentando su imagen te dice; yo tb voy al wc como todo mel mundo. Otro mito a la mierda...
Y sabeis lo mas chungo de superar de todo esto? NO solo que sea una persona normal, mediocre en muchos casos. Es que en un amor platónico el único daño es el exterior. Pero esa persona NUNCA te hace daño y solo "pasas" con ella los mejores momentos. En tu imaginación esa persona es la mejor, nunca hay malos rollos.
Pero pasar la vida en un segundo plano es desquiciante. Entre otras cosas porque depende de la cámara, puedes estar siempre desenfocado o aberrado.
Beso

Anónimo -

hans -

joer, cómo te entiendo, otro... no, mejor yo tampoco recuerdo.

Otro -

a veces puede ser el miedo a perder lo que soñamos; miedo a que se rompa un sueño.
recuerdo una vez... no, mejor no recuerdo.

hans -

je, no sé qué palabro mola más!

vireta -

upsss, infravalorada...

vireta -

jajajaja q buena esa peli... infravolarada...

hans -

nadie es transparente, pero parece que sólo nos damos cuenta de nuestra visibilidad cuando somos nosotros los que vemos que nos miran.
(me he acordado aquí de 'mystery men' la peli esa cutre de superhéroes cutres en que hay uno que sólo se vuelve invisible cuando no le mira nadie)

maRia -

Por un momento creí que ibas hablar de mi experiencia en el messenger.
(8>)

Yo también era como ese chico.

Good post.

lulamy -

Me ha encantado.

Luthien -

Los misterios de la invisibilidad... EL miedo a dejar de soñar... ¿Tres veces el semáforo en verde? ¿No estaría esperando que acabará el café? :-)

Un abrazo

mICrO -

Me ha gustado MUCHO :)

Saludos

vireta -

muchas veces nos creemos invisibles sólo pq no lo somos para los q nosostros queremos serlo... Somos visibles, tocables y audibles... y sobre todo, todos somos personas a las q se les puede sacar del enimismamiento...

Nuala -

En la Facultad me gustaba un chico al que veía todos los días y me lo encontraba en mil sitios. Nunca le dije nada, claro.

Unos años después nos presentaron amigos comunes por casualidad. Y le conté entre risas: oye, ¿sabes que me pasé media carrera suspirando por tus huesos? Enrojeció, comenzó a farfullar algo de que no recordaba haberme visto nunca, que cómo era posible que no lo hubiera hecho, que ya no tenía novia, que podíamos...y le interrumpí: Dentro de una semana me voy a Londres con billete sólo de ida. Y sonreí y cambié de tema. :)

burma -

.. o caminar con la cabeza levantada Nuala...

(si siempre nos quedamos esperando a que los demás lo hagan todos por nosotros, puede que nunca venga nadie a buscarnos..)

Nuala -

Los desencuentros están llenos de ausencias. Presentarnos es hacernos presentes, existir para otro y para nosotros mismos. Pobre chica, quizás nadie la haga presente, y sea siempre pasado o futuro. A veces un hola, me gustaría conocerte, te invito a un café sirve para acabar con el ensimismamiento y cambiar los finales de muchas historias.

Pedro -

antes ausente que ignorado

G. -

...
la historia de mi vida...

burma -

Se giró y sin prisa, acabó el café..

Y se despidió con un "hasta mañana"

(siempre volverá a verla y nunca hará nada por despertarla. Y ella, ella aprendió a olvidar que se despertaba..)
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres